“Normal augusta, templo sagrado, fuente inefable de inspiración”

Enviado por Ivania Yanez@p… el Vie, 05/06/2020 - 04:59
Normal Juan Demostenes Arosemena
Autor:

Carmen Guevara C.

 

Para quienes hemos pasado por las aulas de la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena, nos ha quedado unos lindos recuerdos de la belleza arquitectónica de este centro educativo del interior de la república, declarado Monumento Histórico Nacional en 1984.

Sus dimensiones y belleza sorprenden, sobre todo, en relación al paisaje que lo rodea. Al entrar a sus jardines, nos encontramos con la figura del cacique Urracá, en la memoria urbana persiste la información de que este monumento, que hoy se encuentra en Veraguas, estuvo emplazado en el parque del sector de Bella Vista, a cada costado de la escalinata de entrada, está custodiado por las figuras de dos majestuosos leones, rodeados de un conjunto escultural de estilo barroco, complementado por columnas y arabescos, que sirven de antesala a un amplio vestíbulo, decorado profusamente con figuras simbólicas en relieve.

Esos años de estudios nos traen a la memoria las presentaciones artísticas en el Aula Máxima, donde se distraía la mirada de unos jóvenes inquietos, mientras esperaban el acto, observando los frescos del pintor Roberto Lewi.

Antecedentes

La escuela, construida entre 1936 y 1939 por el ingeniero Luis Caselli y ornamentado por el escultor español Rodríguez Del Villar, fue el primer centro educativo secundario completo, especialmente, destinado a la formación de maestros de enseñanza primaria en el interior de la república.

El centro educativo fue el proyecto bandera y pasaporte a la posteridad del noveno presidente de la República, Juan Demóstenes Arosemena, inaugurado el 5 de junio de 1938.

El mandatario sorprendió a todos al declarar que la escuela, que reemplazaría a la ya obsoleta Normal de Señoritas, ubicada en la capital, estaría en el interior de la república.

En la ciudad de Santiago, que, en 1939, alcanzaba los 4 mil 500 habitantes, la misma provincia de Veraguas era una de las más atrasadas y desiguales del país. Si el promedio nacional de analfabetismo era de 35%, el de Veraguas alcanzaba casi el 70%, aunque entre los más jóvenes el porcentaje era de 54%. El 96% de los habitantes de la provincia se dedicaba a la agricultura, principalmente, laborando como peones de los grandes terratenientes.

La Escuela Normal comenzó a funcionar el 3 de junio de 1938, con casi mil estudiantes, 650 niñas y 210 varones, la mayoría de ellos internos. Muchos eran becados por el gobierno y, en conjunto, representaban lo mejor del estudiantado panameño del interior del país.

Originalmente se llamó Escuela Normal de Santiago y a partir de 1941, Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena, en homenaje a su gestor y realizador. A lo largo de sus años de existencia, el plantel ha registrado varios cambios en su organización interna, ha cumplido primordialmente la misión especializada para la cual fue concebida y realizada, como entidad forjadora de los profesionales de la educación fundamental destinados a servir en toda la extensión.

Monumento histórico

Declarado “Monumento Histórico Nacional” mediante la Ley 54 de 12 de diciembre de 1984, por su significación socioeconómico y político y por la monumental riqueza arquitectónica de su estructura material, la Escuela Normal J. D. Arosemena, de Santiago, constituye una de las instituciones docentes de mayor importancia para el pasado inmediato, el presente y el porvenir de la República.

Proceso transformador

Fue considerada como el inicio de un proceso transformador no solamente en los campos de la educación, sino también, en el desarrollo integral de las provincias interioranas y, en consecuencia, de toda la nación panameña.

Como cualquier otra iniciativa dirigida a romper los moldes tradicionales y señalar nuevos rumbos, la obra fue duramente cuestionada en sus inicios, pero también amplia y sólidamente apoyada tanto por la mayoría de los más autorizados educadores como por políticos, economistas, sociólogos y otras personalidades de diferentes disciplinas.

La influencia de la Escuela Normal Superior Juan Demóstenes Arosemena ha superado ampliamente el ámbito de la educación. Su influencia, directa e indirecta, se ha hecho sentir en todos los aspectos de la vida nacional y, especialmente, de las provincias centrales. Esta institución ha promovido el desenvolvimiento de una nueva etapa, más integracionista y desarrollista, en la vida del país, que hasta hoy, como señaló su fundador, había concentrado en la región metropolitana la casi totalidad de su centralizada existencia.

Formación de miles de profesionales

Esta escuela ha formado a miles de profesionales que han servido y están sirviendo al país, en toda la geografía nacional, con altos estándares de calidad. Un alto porcentaje de sus egresados siguen rumbos diferentes, para convertirse en profesionales de la educación, medicina, el derecho, la ingeniería y otras profesiones.

Sin embargo, la mayoría de ellos consagran sus capacidades y energías a las labores docentes, tanto a nivel de la educación básica general, media académica, profesional, técnica y universitaria. Por ello, la mayor parte de los trabajadores y dirigentes de la educación panameña, desde hace varios lustros, deben alguna parte de su formación a este centro educativo creado hace 82 años, visión que hizo posible su creación el estadista Juan Demóstenes Arosemena,

 

Es digno reconocer las grandes contribuciones que han hecho los profesionales egresados normalistas, grandes aportes en la transformación del sistema educativo panameño, incluyendo en las trasformaciones de su Alma Mater, hoy una institución educativa que forma, a nivel superior, que implementa un nuevo programa de estudios que corresponde con las exigencias del Siglo XXI.

Instituto Pedagógico Superior Juan Demóstenes Arosemena

 El IPSJDA de Santiago de Veraguas es una institución educativa a nivel superior del Ministerio de Educación, con el aval y aprobación de la Universidad de Panamá mediante el resuelto N 3461/ 3 de septiembre de 2010. Como Institución educativa de tercer nivel oferta la licenciatura en educación para la etapa primaria de la educación básica general.

Misión

Formar integralmente al maestro(a) panameño(a) con vocación hacia el magisterio, compromiso, mística de trabajo, ética y responsabilidad social, fortaleciendo la investigación en las áreas pedagógicas, científicas, humanísticas y culturales, tomando en cuenta los valores, las costumbres y tradiciones, capaz de ser un agente educativo con una elevada preparación para la transformación y producción de nuevos conocimientos en el desarrollo pleno de la personalidad de los estudiantes como facilitador y promotor de aprendizaje.

Visión

Modelo de formación inicial del docente con sólidas bases humanísticas, fortalecidas en valores, en lo académico y profesional, con una adecuada visión de las necesidades presentes y futuras de la sociedad.

Un docente con formación y actitud pedagógica, científica y cultural, capaz de manejar estrategias, crear climas constructivos en el estudio y la reflexión sobre la práctica, como una persona gestora de aprendizajes y con adecuada atención de las necesidades de cada estudiante, alcanzando el desarrollo de una educación de calidad con equidad.

Artísticamente, la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena de Santiago es toda una majestuosidad, es una de las más grandes de América. Su influencia, directa e indirecta, se ha hecho sentir en todos los aspectos de la vida nacional

¡Felicidades Normalistas por sus 82 años de Aniversario!

Información consultada:

www.meduca.gob.pa

Revista Lotería N° 372, mayo – junio 1988.