Cambios que genera la adolescencia

Enviado por Ivania Yanez@p… el Mar, 23/06/2020 - 02:16
Yuleydis
Autor:

Yuleidy S. Mendives Sandoval / Estudiante de licenciatura en Psicología

 

La adolescencia es una etapa del desarrollo que se sitúa entre la infancia y la adultez, en la que ocurre un proceso creciente de maduración física, psicológica y social, que lleva al ser humano a transformarse en un adulto. (Gaete, 2015).

Los cambios expuestos anteriormente se experimentan a nivel físico, psicológico, social y ocurren de manera muy rápida y abrupta, lo cual dificulta asimilar los que genera la adolescencia.

De acuerdo con los conceptos convencionalmente aceptados por la Organización Mundial de la Salud, La adolescencia es la etapa que transcurre entre los 10 a los 19 años, considerándose dos fases: la adolescencia temprana (10 a 14 años) y la adolescencia tardía (15 a 19 años).

En la fase temprana, se pueden observar los primeros cambios físicos que son los más notorios; en el caso de los varones se desarrolla la voz a un tono más grueso, el desarrollo de la musculatura y los órganos sexuales.

En las damas, aparece la primera menstruación, el aumento del busto, el ensanchamiento de las caderas y las primeras manifestaciones de acné, producto de una segregación de sustancia grasa en la piel.

Debido a estos grandes cambios, es necesario para un óptimo desarrollo del adolescente, llevar una dieta balanceada y dormir el mayor tiempo posible.

A nivel psicológico, el adolescente desarrolla la capacidad de pensar en términos abstractos, es decir, piensa de manera simultánea distintos aspectos de una misma situación, por consiguiente, cambia de una situación a otra de manera rápida.

Por último, tiende a valorar la opinión que los demás tienen de sí mismo y buscan referentes fuera de la familia, a la hora de construir su propia autoestima y auto concepto.

Por consiguiente, se considera que la imagen y la estética es un componente primordial de la propia identidad y bienestar.

La segunda etapa de la adolescencia se conoce como la adolescencia tardía y ocurre aproximadamente entre los 15 a los 19 años, según la Organización Mundial de la Salud.

Durante la adolescencia tardía se acostumbra a observar cambios físicos como la altura y la imagen del cuerpo se observa como la de una persona adulta, es decir, tantos las extremidades superiores e inferiores alcanzan su desarrollo máximo.

Por otro lado, el cuerpo también gana masa muscular, debido a esto se adquieren mejores hábitos saludables (alimentación balanceada, ejercicios) ya que se desea mantener una estética ajustada a su edad.

A nivel psicológico, en esta etapa se desarrolla la conciencia social, por lo que el adolescente puede tomar conciencia sobre el estado de otros individuos o de él mismo dentro de una comunidad o grupo.

Cabe destacar que los planes a largo plazo pasan a ocupar un papel mucho más importante que antes, ya que el adolescente se empieza a preocupar por temas como los procesos sociales en general y la política, por consiguiente, sus objetivos pasan a estar más relacionados con aquello que está más allá de sus círculos sociales.

Finalmente, se abandona una buena parte del egocentrismo que definía su infancia y el resto de las etapas anteriores, ya que el desarrollo social se extiende en la búsqueda de una comprensión consistente de uno mismo. En en otras palabras, el adolescente se pregunta, ¿Quién soy? Es decir, la formación de la identidad.