Enfrentemos el Covid 19 con responsabilidad

Enviado por Ivania Yanez@p… el Mar, 23/06/2020 - 05:37
Autor:

Gregorio de Gracia

 

Pareciera ser que los panameños no le tienen miedo al coronavirus Covid-19 ni a la muerte, ya que han infringido los protocolos de salud establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud (Minsa), llevando a esta entidad a volver a utilizar el sistema de salida de acuerdo al último dígito de la cédula, del cual ya habíamos salido, por el aumento de los casos positivos.

Muchos panameños y extranjeros han sido sumamente irresponsables al desafiar este mortal virus, a las autoridades de salud y policiales, saliendo en horas que era totalmente prohibido circular en el territorio nacional en los días establecidos para los hombres y mujeres, siendo puestos a órdenes de los jueces de paz para su debida sanción.

El gobierno pensó desde el principio que esto sería fácil, un beef steak de dos vueltas, pero el tiro le salió por la culata, el asunto se complicó y hubo demora en entregar el bono solidario y las cabezas de los hogares quedaron desempleados, sin trabajo, lo que ha provocado desesperación en parte y los ha obligado a salir, contagiando a algunos y a sus familiares.

La situación es seria y complicada, el que ha sobrevivido al Covid 19 sabe de lo que estoy hablando, puesto que policías, profesionales de la salud, personal de seguridad, entre otros, se han contagiado con el mortal virus en el cumplimiento del deber.

Considero que ha sido prematuro haber abierto el primer bloque, sabemos que el pueblo está desesperado, tiene hambre, sin trabajo, no es fácil, pero no nos estamos enfrentando a cualquier cosa, es un enemigo invisible, lo cual ha cobrado miles de vidas a nivel mundial y la misma enfermedad ha dejado secuelas, además de estrés, ansiedad, nervios, suicidio, depresión, alergias, entre otras.

La presión de los empresarios, quienes son ricos y millonarios, por abrir sus empresas, es lo que ha provocado que la cosa se complique aún más, solo le interesa el dinero, sin importar la vida de las personas, ya que en dos días se registraron cerca de 934 casos nuevos de Covid-19 y las cifras siguen en aumento, lo cual es alarmante y preocupante.

Con la apertura del segundo bloque, pude ver el desenfreno de personas sin mascarilla, libando ron, cerveza, fuera de los supermercados sin guardar la distancia establecida.

Aunado a  esto, observé como se abarrotaban las personas en las paradas y en el transporte colectivo ni se diga, sin tomar las debidas precauciones. Como también, pude ver en el área de la antigua Espiga de La Chorrera la gran cantidad de vehículos que bajaron hacia el interior, provocando un descomunal tranque, que, en un momento, pareciera que iban a carnavalear o a celebrar Semana Santa, así era de esa magnitud el tranque, “Aunque Usted no lo Crea, de Ripley”.

Cómo anécdota, pude ver a dos damas de la tierra del Mayimbe, sin mascarilla y ebrias, que llevaban una caja de cerveza que habían comprado en la abarrotería de un asiático, cuya esposa contrajo el Covid-19, luego de regresar, en el mes de diciembre, de China.

Hay personas irresponsables e inescrupulosas que juegan a la ruleta rusa, exponiendo a sus familias y personas que circulan a su alrededor, e inclusive, he llegado a pensar que tienen la S de Superman en el pecho, ya que los he oído decir: “a mí no me da eso, eso les da a los bobos y eso no se pega así”. Es más, llegan a sus hogares y se quedan con la misma ropa y calzado, contaminándose ellos y a los de su casa.

No soy profeta ni hijo de profeta, pero lo que se avecina es serio, estoy seguro por lo que palpé y pude ver que la situación se complicará y cobrará muchas vidas humanas, en las próximas semanas.

Finalmente, considero que el gobierno debe implementar medidas más enérgicas, utilizar un sistema en donde nadie salga de su casa y que el pueblo sea consciente de lo que está sucediendo, respeten sus vidas, las de su familia y la de los demás.

Se garantice que a cada hogar le llegue su bolsa de comida cada 15 días por un periodo de 3 meses más hasta tener controlado este mal, porque hay dinero en el Estado, para que nadie se exponga a contraer este mortal virus.

Usar mascarillas, alcohol, guante, gafas y que las personas una vez lleguen a sus casas se bañen y de esa manera podremos vencer con la ayuda de Dios este mal.