Pandemias, educación a distancia y enseñanza de la Matemática: El reto que afrontan estudiantes y profesores de todo el mundo ante el covid-19

Enviado por Ivania Yanez@p… el Mar, 23/06/2020 - 06:39
Autor:

Dra. Luisa Morales Maure Profesora de la escuela de Matemática, facultad de Ciencias Naturales, Exacta y Tecnología

 

Una pregunta recurrente de muchos estudiantes de educación básica del sistema educativo panameño y con seguridad de la mayoría de sistemas educativos de otros países de Latinoamérica es ¿y esto para qué me va a servir? Refiriéndose a las clases de Matemática: raíces cuadradas, multiplicación de fracciones, ecuaciones de curvas, integrales indefinidas, división de polinomios, números irracionales, y un largo etcétera de otros tópicos del currículo de matemáticas, parecieran ser innecesarios por su escasa o incluso nula utilidad en el mundo real.

También, es sabido que al hacer sondeos entre profesionistas que egresaron de licenciaturas que no tienen que ver con la Matemática, suelen manifestar que en su trabajo y en su vida cotidiana, prácticamente, no utilizan ni el 10% de las matemáticas que les enseñaron en la escuela, algunas veces aduciendo que la mayor utilizad que le dan a las matemáticas en su trabajo, es contar los días que faltan para recibir su sueldo, también existen relatos anecdóticos que con seguridad se replican en muchas aulas de clase del país, como aquel en el que un estudiante le pregunta al profesor que explicaba tópicos del álgebra lineal -¿y eso para qué me va a servir?- A lo que de inmediato otro estudiante contestó -te va a servir para cuando tú seas profesor de Matemática-

Actualmente, las sociedades del mundo enfrentan uno de los mayores retos de su historia, en materia de salud, en materia de economía y por supuesto en materia de educación. Las clases tuvieron que ser abruptamente interrumpidas desde el nivel preescolar hasta los posgrados, millones de estudiantes y miles de profesores despertaron un día con la noticia de que no podían seguir asistiendo a la institución que llamamos escuela, por el riesgo de contagiarse de una enfermedad que puede ser letal. Estar en salón de clases con otros 30 compañeros y un profesor que de manera continua les habla durante una hora, que camina entre ellos, que les hace pasar al pizarrón a resolver problemas, que les pide que se organicen en equipos de 4 o 5 integrantes que están a menos de medio metro de distancia, para discutir un tema, puede provocar contagios, por lo que ante semejante riesgo, se dio la indicación de trasladar la escuela a la casa.

Esta migración masiva de educación presencial a educación a distancia no fue opcional y no pudo ser planificada, en unas cuantas semanas millones de estudiantes manifiestan tomar clases en casa, los profesores tratan de conectarse con sus alumnos por medio de los servicios de video-llamadas que más que nunca abundan por internet, tratan de gestionar los cursos por medio de las llamadas plataformas educativas que para la mayoría de profesores y estudiantes hasta hace unos meses eran desconocidas.

Y a todo esto ¿para qué sirven las matemáticas en un momento como este? Al menos las matemáticas que se plasman en los programas de estudio vigentes, que en su concepción seguramente jamás imaginaron quienes los diseñaron, que un día esos contenidos tendrían que trasladarse a casa y enseñarse de forma virtual, ¿será que los programas de estudio son obsoletos o no están acordes con el mundo actual? Y qué pasa con los profesores de Matemática ¿están preparados para enseñar matemáticas en modalidad virtual? Teniendo en cuenta que, para empezar, de los profesores de matemáticas que forman parte del sistema educativo, no todos fueron formados para ser profesores de Matemática. Tal vez, la principal cuestión a todo lo anterior sea ¿es posible enseñar Matemática en modalidad a distancia? Teniendo en cuenta que una de las principales quejas de los estudiantes es que no le entienden a su profesor, con más razón si les trata de explicar desde su casa a través de un monitor.

Este es un punto muy importante, pues no se puede planificar una sesión de clase presencial igual a una virtual, nunca van a hacer similares, ya que se necesitan mayor planificación de los tiempos, además los estudiantes necesitan un lugar donde concentrarse, motivación y autodisciplina son claves para el éxito de este aprendizaje

Sostengo que los profesores, a veces, no somos capaces de hacer que las personas le encuentren sentido a la Matemática, pues carece de sentido en la medida que no se percibe la aplicación real y verdadera de ella, lo que se ve reflejado es implementar algunas experiencias que permitan a los estudiantes usar y aplicar la Matemática de manera significativa.

Al respecto, la baja calidad en las evaluaciones a nivel nacional con las pruebas CRECER y ERCE, no se reflejan en el bienestar ni reducen la pobreza, no disminuyen la inseguridad, ni aportan a una sociedad más justa, ni democrática, si bien es cierto la lectura y la Matemática son dos herramientas claves para la comprensión y el acceso a la información; la forma en cómo se han enseñado no han logrado la incidencia en atender fenómenos como: homicidios, feminicidios o reducción de la precariedad en la que viven más de la mitad de los panameños.

Los programas de estudio con seguridad no son el principal factor en el problema que existe sobre el aprendizaje de la Matemática, con lo que se enseña a nivel bachillerato, se puede tener un claro panorama de lo que ocurre actualmente en el mundo. Recientemente, fuimos bombardeamos como jamás en la historia con la frase “Crecimiento exponencial” la razón por la que te debes quedar en casa, es que al parecer un contagio si la persona no se aísla, este se duplica, luego se cuadruplica, en poco tiempo ya son ocho, dieciséis, treinta y dos, sesenta y cuatro y hasta 128 las personas contagiadas, estos son tópicos que se enseñan regularmente en la escuela. Más que nunca hemos estado expuestos a porcentajes, tasas de crecimiento, gráficas, probabilidades, velocidades, índices y factores, que si bien la mayoría de nosotros no somos ni seremos epidemiólogos, podemos llegar a entender y a interpretar mejor incluso que algunos reporteros que publican diariamente notas sobre el avance de la pandemia por Covid-19. Los gobiernos del mundo hablan frecuentemente de que el objetivo de las medidas adoptadas y que algunos critican, es aplanar la curva de contagios, y esperar a que aparezca el punto de inflexión ¿qué significa aplanar la curva? ¿qué es un punto de inflexión? No será que todo esto tiene que ver las matemáticas que muchos consideran inútiles y que se enseñan cotidianamente.

En este orden de ideas, diversos estudios relacionan calidad de la formación de los profesores, con los resultados de los estudiantes y el impacto de estos resultados sobre el crecimiento económico de las sociedades. Para la segunda década del presente siglo, las habilidades relacionadas con la informática y las matemáticas serán muy solicitadas, lo anterior quedó definido en la agenda del Reunión Anual del Foro Económico Mundial (2019). El coronavirus nos ha reflejado la realidad inequitativa que están muchos estudiantes de distintos niveles sociales fuera de los salones de clases, por la rápida propagación de un virus.

El Dr. Julio Escobar dijo hace algunos días en una conferencia titulada Los retos de la educación en tiempos de Covid-19, que debemos cambiar, porque no hay opción, el cambio ya llegó, ¡Hay que aceptarlo!, debemos tener la capacidad de tecnificarnos. Esto nos lleva al relevo generacional necesario en todas las áreas del saber especialmente en matemáticas que permita la generación de conocimiento especializado que dé respuesta a problemáticas que concierne a la educación en nuestro país.

Estudios rigurosos del sistema educativo, indican que hay deficiencias en la formación del docente en Panamá. Estas deficiencias parecen estar relacionadas con la baja carga curricular en los estudios de grado de la especialidad: un solo curso de matemáticas y dos cursos de Didáctica de las Matemáticas en toda la licenciatura de maestro de primaria (4 años de duración). Adicionalmente, la formación continua no se focaliza en cursos de Matemáticas o de Didáctica de las Matemáticas. Otro resultado de la investigación, implica que en los programas curriculares de las tres instituciones que forman maestros a nivel nacional, no se contemplan, entre las competencias genéricas, ni la competencia en lengua extranjera, ni la digital. Se observa también un limitado énfasis en destrezas de relaciones con la familia.

El proyecto “Mathematics Teaching in the 21st Century” (MT21), por ejemplo, es un estudio internacional que monitoreó durante una década la preparación de maestros de Matemáticas, de la escuela de China Taipei (Taiwán), Corea del Sur (Corea), Bulgaria, Alemania, México y los Estados Unidos. Para el mismo participaron en este estudio, una muestra significativa de estudiantes en educación. Futuros maestros, en su primer y último año de preparación en las instituciones de cada país. A estos futuros docentes se les preguntó sobre sus antecedentes, los cursos aprobados, y las actividades del programa, así como el conocimiento relevante para su enseñanza (Matemática y pedagógica), las creencias, perspectivas sobre el contenido y la pedagogía en general. MT21 fue diseñado para responder la incógnita de cómo preparar a los futuros maestros para enseñar un plan de estudios exigente y riguroso a sus estudiantes. La respuesta a la pregunta arrojada por dicho estudio resultó ser más compleja de lo que se podría esperar, pues sus hallazgos indican que la pregunta de investigación no es cómo preparar a los fututos maestros, sino qué tipo experiencias y oportunidades de aprendizaje son necesarias, en cuanto a su naturaleza y alcance. MT21 señala que los mejores resultados educativos en la enseñanza de las Matemáticas se obtienen cuando la formación del docente está equilibrada en las siguientes áreas:

  • El conocimiento matemático, en las cinco áreas del currículo de las Matemáticas: álgebra, funciones, número, geometría y estadística.
  • Las cuestiones prácticas, de la pedagogía especializada de las Matemáticas.
  • Los aspectos prácticos de la pedagogía general, como la gestión del aula.

Coherentes a tales señalamientos, algunos estudios demuestran que, el conocimiento y las competencias Matemáticas del profesor, tendría una mayor influencia que el contexto social o el tiempo dedicado a la enseñanza de las Matemáticas, comprobándose así la correlación existente entre el conocimiento del contenido y el conocimiento pedagógico del mismo. De igual forma, su influencia en la calidad de la instrucción, y la calidad de los aprendizajes en los escolares.

En los últimos 6 años, ha quedado en evidencia, un desequilibrio en la formación permanente del maestro en Panamá sobre la materia. Teniendo en consideración todo lo expuesto anteriormente el diplomado: “Estrategias Didácticas para la Enseñanza de la Matemática” se alinea a las necesidades nacionales y a las prioridades identificadas en la mesa para el “diálogo: Compromiso Nacional para la Educación (Copeme), además, el objetivo 4.c para el Desarrollo Sostenible 2030, que busca aumentar sustancialmente la oferta de maestros calificados, entre otras cosas, mediante la cooperación internacional para la formación de docentes, en los países en desarrollo, especialmente los países menos adelantados y los pequeños estados insulares.

Este diplomado tuvo como objetivo general proporcionar una formación profesional sólida, para todos los maestros que quieran dedicarse a la docencia de las matemáticas en la educación primaria. Para ello, el diplomado se plantea desde la perspectiva de las funciones, necesidades, y exigencias del ejercicio profesional, en nuestro sistema educativo y en la sociedad actual. Pretende además capacitar al maestro de matemáticas de primaria para que pueda enseñar los contenidos matemáticos de una manera idónea.

Para conseguir este objetivo, el diplomado prepara al maestro para utilizar un enfoque en la enseñanza de la matemática, en el que se considera esencial el uso de problemas de contexto extra matemático (aplicaciones de la matemática a la vida cotidiana o a otros campos del saber), para que los estudiantes puedan dar sentido a las estructuras conceptuales, que configuran la Matemática.

Por otra parte, en este diplomado se da mucha importancia al hecho que la Matemática configura actitudes y valores en los alumnos, pues garantizan una solidez en sus fundamentos, seguridad en los procedimientos, y confianza en los resultados obtenidos, sirviendo como patrones para guiar su vida, como lo son, un estilo de enfrentarse a la realidad lógica y coherente, la búsqueda de la exactitud en los resultados, así una comprensión y expresión clara a través de la utilización de símbolos. Además, capacidad de abstracción, razonamiento y generalización y la percepción de la creatividad como un valor.

Todo esto crea en los niños, una disposición consciente y favorable para emprender acciones que conduzcan a la solución de los problemas a los que se enfrentan cada día. Este diplomado pretende formar a un maestro que a su vez pueda formar un alumno, que vea soluciones donde otros ven problemas, y sea capaz de resolverlos en su vida diaria.

Si el alumno se destaca con habilidades para resolver problemas cotidianos, entonces, probablemente será capaz de desenvolverse adecuadamente, en la complejidad del mundo que le tocará vivir.

Este Diplomado ha capacitado a 277 maestros de primaria de seis regiones educativas a saber, Coclé, Colón, Azuero; Veraguas, Panamá Centro y Oeste, de los cuales el 51% de maestros son de la Universidad de Panamá, y el 25% maestros normalistas. Nos llama poderosamente la atención, que hay un 5% de maestros que no tienen una licenciatura, por lo cual se evidencia la necesidad de implementar este tipo de propuesta.

Por otro lado, en el área de estudio los maestros perfeccionados tienen una licenciatura en Educación Primaria 60% o son Maestros Normalistas 27%. De igual manera, nos llama la atención que solo un 13% de los maestros son de otras carreras no educativas, lo que sigue evidenciando la necesidad de apoyo a los maestros de primaria.

Toda esta situación expuesta pone en evidencia la necesidad de formar y actualizar de forma urgente, a nuestros docentes ya que, de no hacerse, no será posible elevar el nivel educativo de nuestros alumnos. en un corto plazo. Si no se toman estas prioridades expuestas, no será posible cambiar la educación en Panamá, porque somos los actores permanentes del proceso de enseñanza aprendizaje, que se lleva a cabo en las instituciones educativas. Otro aspecto importante es el relevo generacional necesario en todas las áreas del saber especialmente en matemáticas que permita la generación de conocimiento especializado que dé respuesta a problemáticas que concierne a la educación en nuestro país.

La educación en todos sus ámbitos promueve el desarrollo con vistas a la promoción y contribuye a la formación de líderes y dirigentes. Contribuye positivamente en el manejo de conflictos y tensiones, forja a los futuros líderes y mejora las aptitudes comunicativas; sube el nivel de satisfacción con el cargo que desempeña, permite el logro de metas individuales, desarrolla un sentido de progreso en muchos campos, y elimina los temores a la incompetencia o la ignorancia individual.

Ante una emergencia sanitaria global como la pandemia por Covid-19, una enfermedad para la cual no existe tratamiento ni vacuna en la actualidad, y cuya tasa de letalidad, para seguir hablando en términos matemáticos, oscila entre el 6% y el 10% dependiendo del país, ha demandado el uso de recursos extraordinarios de los gobiernos para invertirlos en salud, hoy se invierten cantidades millonarias del presupuesto federal para equipar con ventiladores las camas de terapia intensiva de los hospitales, pero la realidad es que la pandemia va a pasar, se contará con la cura y con la vacuna y eventualmente se deberá regresar a la normalidad. Esa normalidad implica que seguirán existiendo retos muy grandes por afrontar en el sistema educativo nacional.

Para esto, es necesario que las autoridades educativas pongan como prioridad una mayor inversión en la educación, porque de ella dependerá que seamos una verdadera sociedad, sustentada con una educación de primer mundo, cuyo propósito sea contribuir al desarrollo de los actores principales del proceso de enseñanza aprendizaje, donde se tenga acceso a recursos pedagógicos, a una formación no solo en el ámbito pedagógico, sino también en el campo de la matemática para trabajar de manera planificada y actualizada, buscando siempre la excelencia en el proceso de educación de los niños y niñas de nuestra Nación. Ojalá que todo lo que está pasando sí nos conduzca a un nuevo modelo educativo. Si no, nada habrá valido la pena.