496 años de fundación de Taboga

Enviado por Ivania Yanez@p… el Dom, 28/06/2020 - 18:56
 Vista de la isla desde la playa La restinga por Jorge Araúz.
Autor:

Yuleidy S. Mendives Sandoval / Residente de la Isla

 

Taboga es una isla de origen volcánico, con una interesante silueta que la conforman un juego de cerros que llegan a ascender hasta trescientos metros sobre el nivel del Mar.

Fue fundada el 29 de junio de 1524, por Hernando de Luque, su nombre proviene de la palabra Indígena Aboga nombre que sus primitivos habitantes indígenas le colocaron. No obstante, historiadores panameños como Jorge Conté Porras y Juan Sousa, en conjunto con la ilustre Antropóloga Reyna Torres de Araúz coinciden en que el nombre de Taboga es de origen caribeño y se deriva de Haboga palabra que los indígenas identificaban como un pez abundante en la Bahía de Panamá, años más tarde los españoles le colocan la T inicial (Taboga).

El nombre de Taboga está muy ligado al arte, la música y la literatura y esto se debe a que ha despertado la sensibilidad de pintores como Roberto Lewis, de poetas y novelistas como Rogelio Sinán, quien, cuenta la historia, nació en Taboga.

En 1551, se hace la primera construcción de la Iglesia de piedra, esto de acuerdo con un documento guardado en el archivo de Sevilla lo que la hace ser la segunda iglesia fundada en el litoral Pacífico y en el continente y fue declara monumento histórico en el año 1996 mediante la ley #32.

Por lo que este año nuestra Iglesia cumplirá 469 años de fundación y ante la proximidad de tan gran acontecimiento, considero que la Dirección de Patrimonio Histórico, del Ministerio de Cultura, debería revisar su restauración, por el mal estado de puertas, techo, piso ya que por formar parte de un patrimonio histórico no se le pueden hacer remodelaciones por estar protegida por la ley.

El 24 de junio se celebró la primera misa con la asistencia de Diego de Almagro y Francisco Pizarro conquistadores del Perú.

Sus santos patronos son San Pedro Apóstol cuya procesión es el 29 de junio y la Virgen del Carmen patrona de los pescadores, celebrada el 16 de julio ambos con una hermosa procesión acuática.

La tradición cuenta que Santa Rosa de Lima nació en Taboga, porque sus padres vivían en la isla en un lugar llamado la Puntilla, aparentemente, la familia partió a establecerse en la ciudad de Lima de allí radica su nombre Santa Rosa de Lima La Tabogana.

Taboga ha sido visitada por personajes ilustres como el pirata Henry Morgan luego de saquear la ciudad de Panamá en 1671 y John Hawkins quien se dice que se estableció en la isla en el año 1686.

Entre 1849 - 1850 Taboga se convirtió en el puerto principal de Panamá, teniendo su mayor auge para la Fiebre de Oro en California. Años más tarde, en 1857, los estadounidenses querían de indemnización la isla por daños y prejuicios producto del incidente de la Tajada de la Sandía. Posteriormente, durante la segunda Guerra mundial Taboga alojó una base militar estadounidense ubicada en lo alto del Cerro de la Cruz.

Taboga cuenta con monumentos históricos como:

La Casa del pintor Lewis

El convento del Sacerdote Hernando de Luque

Cementerio de Piratas

Cerro la cruz

Las tres cruces.

En la década de 1930 y 1940, era común que las familias pudientes viajarán los fines de semana a Taboga y como era un gran acontecimiento esta actividad familiar salía en la página social del diario La Estrella de Panamá dirigido por las hermanas Catita y Sabine Lewis.

Tan importante y acogedor es Taboga que la familia del pintor Nacional Lewis también viajaba a la isla y como consecuencia de este fue que pinto el cuadro denominado los Tamarindo de Taboga, el cual está como mural en la pared del comedor del palacio presidencial.

Famoso fue el Hotel la Restinga de Taboga, que era acogedor y fue el centro de grandes eventos. Posteriormente, se constituyó un hotel más moderno con amplia terraza al mar y casino.

A Taboga se le reconoce como la Isla de las flores debido a su exuberante vegetación, cuya extraordinaria belleza inspiró al reconocido compositor Ricardo Fábrega a escribirle la canción en el siglo pasado.

Cada año, se le rinde honor a Taboga, no solamente por sus aguas cristalinas, si no por su rica historia, la misma que es contada de generación en generación.