Periodismo: profesión que ennoblece

Enviado por Ivania Yanez@p… el Vie, 13/11/2020 - 16:45
periodismo
Autor:

Carmen Mireya Guevara Cruz/Jefa de Redacción Semanario La Universidad

 

De Gaspar Octavio Hernández se dice que fue un compañero de labores culto y afable, de clara inteligencia y cualidades de amigo leal, como lo describen las líneas publicadas el día después de su muerte en La Estrella de Panamá, un 13 de noviembre de 1918 a los 25 años, escribiendo para el periódico en el cual ejerció la función de jefe de redacción.

Nacido en ciudad de Panamá el 14 de julio de 1893, Gaspar Octavio Hernández se formó a sí mismo mediante la lectura y se dedicó a la escritura de versos. Sus poesías abordaban temas como la belleza, la patria, el amor y la naturaleza. En ocasiones, se inspiraba en la historia bíblica. Su prosa abarcaba su trabajo periodístico, así como también algunos cuentos y comentarios sobre la literatura de la época.

En su honor, el 13 de noviembre de cada año celebramos el día del periodista, recordando a un hombre que dejó de existir ejerciendo con responsabilidad y dedicación la labor para la cual sintió un llamado.

 

Enseñanza del periodismo en Panamá

La Escuela de Periodismo se fundó en 1961. Tiempo después se organizó el departamento de Comunicación Social, antes pertenecía a la facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá, pero según datos bibliográficos consultados, la primera escuela empezó a funcionar en el Instituto Justo Arosemena (IJA) en Calidonia en la década del 50.

A esta escuela asistían periodistas empíricos u otros estudiosos, quienes acudieron a cursos para ser técnicos de redacción. Con el tiempo, el Sindicato de Periodistas de Panamá hizo presión al Gobierno y logró que la Asamblea Nacional de Diputados aprobara un crédito de 20 mil balboas para formar una escuela universitaria, así lo relata, el profesor Milciades Ortiz.

Cabe señalar que el primer director de la escuela fue Gil Blas Tejiera quien solo había terminado la educación primaria, pero era un excelente profesional y escritor.

Todo, a partir de los primeros años de la década de los 60, cuando la enseñanza del periodismo, y otras carreras vinculadas al campo de la comunicación, vivieron su incorporación al espacio formativo universitario.

Se vislumbró la importancia de estudiar la licenciatura, ya que es una profesión que más allá del nuevo estatus disciplinario y académico que esta incorporación significó para el estudio del periodismo, el hecho puede comprenderse como parte de los procesos de transformación social del movimiento generacional por la recuperación de la zona canalera y que comenzaban a desarrollarse en Panamá.

Eran muchos los escritores que colaboraban para los medios impresos existentes y quienes anhelaban poseer un título que los respaldará como profesionales de la pluma.

Periodismo ha ganado espacio en otras especialidades

La carrera es llamativa para los profesionales de otras especialidades, principalmente incursionan en el periodismo a través de los canales televisivos y radiales, otro rol que se les han asignados últimamente de directores de medios de comunicación , jefes de noticias y de redacción, posiciones, que deben ser ocupadas por un comunicador, en muchas ocasiones se hacen llamar “periodistas”, sin obtentor el título, para los que estudiamos la carrera, es usurpar de una especialidad, sin la preparación ni el perfil para ocupar esos cargos y todo esto con la complicidad de los dueños de los medios de este país.

En el peor de los casos asignan en dichos cargos a un profesional extranjero, sin darle la oportunidad al comunicador nacional, que lleva en ocasiones muchos años, como colaborador de la empresa.

Este problema es una de sus principales debilidades, “no se tiene una ley que los proteja, donde cualquier individuo puede ser periodista y la fortaleza sería un proyecto que proteja a la carrera”, así lo indicó el profesor Garrit Geneteau, director de la escuela de Periodismo de la UP.

El profesor Garrit considera que en la actualidad no se valora el trabajo del periodista, puesto que su salario es de “hambre” a pesar de ser trabajadores.

“Se valora el ejercicio de comunicar, pagándole un buen salario. Si no se crea una ley no se podrá exigir buenas ganancias y seguro de vida”, acotó.

Mejor preparación cada día

Los periodistas están necesitados cada día de una mayor preparación. La aparición de las facultades señala el propósito de dotar de autonomía e independencia a los centros académicos destinados a capacitar a unos profesionales en los que la sociedad ha depositado la gestión delicada de los medios de información.

Para esta tarea tan importante, se requiere de profesionales idóneos en la academia, no docentes improvisando clases con texto del siglo pasado y sin manejar la tecnología de este siglo XXI, aulas con laboratorios equipados, con la tecnología adecuada, para que los estudiantes realicen sus prácticas y no encuentren afuera, en el mercado laboral un mundo muy distinto, sin conocer las herramientas, para desarrollar una actividad acorde con las competencias adquiridas en la Universidad.

Se tiene que apoyar que el plan de estudios de la licenciatura de periodismo sea práctico y no de ciencia pura exclusivamente de una banca de clases, solo escuchando 50 minutos a un docente, por 4 años de vida universitaria.

.