Un mundo sin barreras mentales, ni arquitectónicas es igualdad de condiciones para todos.

Enviado por Ivania Yanez@p… el Sáb, 05/12/2020 - 05:03
discapacidad
Autor:

Licda. Yolanis o. Sánchez Escobar

 

En el marco del 3 de diciembre día internacional de las personas con discapacidad es muy importante recordar la misión que tenemos como ciudadanos responsables de incluir y darle esa oportunidad a nuestros hermanos con diversidad funcional.

En este 2020 la sensibilidad y humanismo deben jugar un papel fundamental en la sociedad buscar lo positivo en medio de tanto dolor y desesperación que tiene la población frente a la covid-19, es por ello que veo la necesidad de mandarle un mensaje invitando a la población a tener ese espíritu inclusivo es un rol que nos toca a todos saber que la discapacidad no es una enfermedad es una condición que impide o que lo limita a poder realizar algunas cosas en tu vida diaria.

La palabra discapacidad es un concepto muy amplio por todo lo que abarca, actualmente se suele utilizar la palabra diversidad funcional en lugar de decir discapacidad o minusvalía, dado el caso que existe muchas personas con diferentes grados de limitaciones a nivel mundial. Uno de los conceptos de discapacidad es el de la organización mundial de la salud, donde hace referencia a la discapacidad un término específico que abarca deficiencias, limitaciones de actividades y restricciones de participación, para que exista una discapacidad debe haber una deficiencia.

Para lograr hacer cambios en la sociedad es necesario que se dé a conocer los diferentes conceptos de discapacidad, deficiencia y minusvalía para saber en qué se diferencia y una vez claro todos podemos intervenir, ayudar y satisfacer las diferentes necesidades de las personas con habilidades diferentes y de esta manera hacer una mejor integración en la sociedad que muchas veces suele ser demasiado cruel y discriminativa.

Hay muchos factores que llevan a una persona a tener limitaciones o condiciones especiales, todo tiene un origen, los trastornos en las facultades físicas y mentales, no necesariamente se nace con discapacidad, esta se puede adquirir a lo largo de nuestra vida ya sea por accidentes o por trastornos causados por la edad dejándonos muchas veces en sillas de ruedas, la vida es el más bello de los regalos que Dios nos ha dado, seamos agentes de cambios en esta nueva normalidad.

Todos tenemos un grado de limitación al no poder realizar todas las actividades de nuestro entorno, no me cansare de decirlo que ellos tienen derechos, deberes y obligaciones como todo ser humano hago un llamado en este día a que en primer lugar eliminemos las barreras mentales que tenemos, luego las arquitectónicas, en vez de decir pobrecito porque nació así mejor ayúdale a ser sus piernas y brazos al decirle eres igual a mí y mereces esa oportunidad por el simple hecho de ser hijo de Dios, entender que todos tenemos metas y sueños y estas personas no son la excepción, tu deber es brindarle un espacio adecuado a sus necesidades para poder lograr todas sus metas y objetivos que tiene esa familia para su hijo o hija.

La educación inclusiva a nivel superior juega un papel significativo para continuar su formación educativa y poder aspirar a ser grandes profesionales con altos cargos jerárquicos en el país, muchas veces las limitaciones las ponemos nosotros en situaciones del diario acontecer es por ello que es tiempo que aprendamos a ser seres solidarios y dejemos la ignorancia atrás, todo esto se puede lograr si abrimos nuestras mentes a un nuevo mundo con oportunidades para todos sin distinción alguna.

Termino con este pensamiento “la verdadera discapacidad consiste en no amar, no le niegues al mundo el regalo más bello que Dios te dio al nacer amar sin límites, ni barreras” y a manera de reflexión les dejo esto “Dios no hace diferencia entre las personas”, ¡por eso estamos aquí!