Invasión a Panamá ¿Causa Justa o mortandad de inocentes?

Enviado por Ivania Yanez@p… el Dom, 20/12/2020 - 15:02
20 de diciembre
Autor:

Luis Oldemar Guerra/Periodista

 

A treinta y un años de la “Invasión a Panamá” por el ejército del “Coloso del Norte”, siguen surgiendo interrogantes si esta era necesaria o si había otra forma de capturar al General Manuel Antonio Noriega Moreno, ya que al sol de hoy muchas son las personas que se encuentran desaparecidas por este hecho que ha significado un capítulo negro en la historia para panameños y latinoamericanos, al dejar luto y destrucción.

 

Antecedentes

 

La operación “Causa Justa”, como fue denominada por el ejército norteamericano, tuvo una serie de antecedentes que llevaron a ella, y como pretexto sacar del poder al Gobierno del general Manuel Antonio Noriega, para preservar la vida de los estadounidenses en el país. Significó, según expertos, un ensayo para el modelo de guerra total, sin importar el alcance del experimento. Para muchos panameños la verdadera causa de la intervención fue que este general se había convertido en un "estorbo" para los planes políticos estadounidenses.

 

Víctimas

Para conocer todo lo relacionado con la invasión, esclarecer toda la verdad, número e identidad de las víctimas, el gobierno de la República de Panamá ha creado la Comisión 20 de diciembre de 1989, mediante Decreto Ejecutivo No. 21 de 19 de julio de 2016, quien también debe investigar las violaciones del Derecho Internacional de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario.

 

Por su parte, la Iglesia Católica ha estimado que en la invasión se produjeron 655 muertes por el lado panameño, de los cuales 314 eran militares y 341 civiles. Ellos estimaron los heridos en 2,007, de los cuales tan solo 124 eran militares panameños. Sin embargo, los datos recabados por el Instituto de Medicina Legal de Panamá registraron 255 muertos y 93 desaparecidos. De los desaparecidos, 39 corresponden a militares y el resto a civiles.

 

Proceso de reconocimiento

Ha requerido de expertos extranjeros, asesoría de la Cruz Roja Internacional, apoyo de la Universidad de Washington para conseguir la desclasificación de más de 600 documentos estadounidenses sobre la invasión, y mucho trabajo voluntario de la Universidad de Panamá (UP) y la Universidad Santa María la Antigua (USMA).

 

Se ha realizado el proceso de exhumación en el cementerio Jardín de Paz, lugar en donde se encuentra la fosa común en donde se dio sepultura a las víctimas, de donde se han extraído 33 bolsas de restos no identificados. Otro de los puntos en donde se harán exhumaciones es el cementerio de Monte Esperanza, en la provincia de Colón.

 

Actualidad

Juan Planells, presidente de La Comisión del 20 de Diciembre, indicó que han sido identificadas 350 víctimas de la invasión de Estados Unidos a Panamá en 1989 y agregó que el Gobierno entregará los 180.000 dólares necesarios para que el ente continúe su labor por lo que resta de este año. La Comisión ha recibido del Gobierno "alrededor de 950.000 dólares, unos recursos que eran para dos años, al momento de su creación.

 

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Un fallo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dictaminó que Estados Unidos violó el derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad durante la Invasión a Panamá en 1989, y le recomendó reparar integralmente a las víctimas, informó la abogada panameña ante el organismo, Gilma Camargo.

Camargo presentó ante la CIDH, en mayo de 1990, junto con el abogado José Luis Morín el caso “Salas y otros versus EEUU”, en el que se alega la responsabilidad internacional de Estados Unidos en perjuicio de las personas víctimas civiles y no combatientes durante la invasión.

La CIDH que aceptó en 1993 el caso, publicó en noviembre de 2018, un informe final al respecto, en el que plasma tres recomendaciones:

  1. Se debe reparar integralmente las violaciones de los Derechos Humanos establecidos en el informe, incluyendo la adopción de medidas de compensación económica y satisfacción.
  2. Que Estados Unidos disponga las medidas de atención de salud física y mental, necesarias para la rehabilitación de las víctimas que así lo requieran, de ser su voluntad.
  3. Realizar una investigación, de manera diligente, efectiva y dentro de un plazo razonable para esclarecer plenamente los hechos, identificar todas las posibles responsabilidades, e imponer las formas correspondientes de sanción.