La Universidad de Panamá contará con patente para antídoto de veneno

Vie, 26/11/2021 - 23:19
alacran

Alacrán Tityus Centuroides estudiado por investigadores de la facultad de Ciencias Naturales, Exactas y Tecnología de la Universidad de Panamá

Autor:

Itzel Campos y redacción del Semanario La Universidad/Imagen: UP Informa

 

Variedad de especies, e intoxicación, son dos elementos vinculados con la picadura de un alacrán. De acuerdo con una publicación de la web de National Geographic en español, existen alrededor de 2 mil especies en todo el planeta.

 

El veneno que produce la especie del alacrán Tityus y Centruroides fue estudiado por investigadores de la facultad de Ciencias Naturales, Exactas y Tecnología de la Universidad de Panamá (UP).

 

Pronto se concretará el registro de una patente de la Casa de Octavio Méndez Pereira relacionada con las referidas investigaciones. Esto después de que el doctor Gerardo Corzo del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) entregara al vicerrector de Investigación y Postgrado de la UP, doctor Jaime Gutiérrez, el documento del proyecto denominado “Inmunógenos Recombinantes para la Producción de Anticuerpos contra el Veneno de Alacranes del Género Tityus y Centruroides”.

 

El profesor Corzo dijo que el proyecto se basa en las proteínas de alacrán recombinantes para generar venenos experimentales. Añadió que este es el primer paso de colaboración, que lleva 4 años. Sostuvo que afortunadamente ha rendido frutos en el área de la investigación y en la divulgación de la ciencia, sobre todo, en el acercamiento académico entre el Centro de Investigación e Información y Medicamentos y Tóxicos (CIIMET) de la UP y el Instituto de Biotecnología de la UNAM.

 

La profesora Hildaura Patiño, investigadora responsable del proyecto, explicó que con este documento se podrá culminar con los trámites nacionales para registrar en la instancia respectiva del país que la Universidad de Panamá tiene una patente relacionada con las investigaciones de los venenos de escorpiones.

 

Destacó que la iniciativa permitió compartir los conocimientos patentados, entre ambas instituciones educativas, gracias al trabajo que ha realizado el pasante Marco Salazar, profesor de la Universidad de Panamá.

 

Para la UP representa un honor tener la posibilidad de colaborar con una de las universidades más importantes del continente, expresó Gutiérrez. Aseguró que es el mayor logro que ha tenido la Oficina de Propiedad Intelectual y Transferencia de Resultado, relacionado con la investigación. Particularmente, en una temática tan importante para los panameños, por las picaduras de animales ponzoñosos.

 

La información de National Geographic  revela que el veneno de un alacrán posee diferentes componentes químicos, y que mayormente se trata de toxinas que se unen a las proteínas del cuerpo humano. Menciona que si la víctima de la picadura se altera, en lugar de mantener la calma, se desencadena una intoxicación.