Investigadores de la Universidad de Panamá detectan presencia de patógenos causantes de enfermedades

Lun, 15/01/2024 - 21:25
Autor:

Carlos Iván Caballero G. /Periodista *Fotos: Carlos Caballero /Ian Arcia

cinta costera 1
Los ríos de la ciudad descargan sus aguas contaminadas en la Bahía de Panamá. 

Una investigación realizada por la Universidad de Panamá, en 12 puntos de la Bahía de Panamá, reveló el hallazgo de microorganismos patógenos, como virus entéricos, bacteriófagos, parásitos y hongos filamentosos que causan enfermedades gastrointestinales.

El estudio, titulado “Detección molecular y análisis filogenético de virus, bacterias, hongos, filamentos y parásitos patógenos en aire y agua provenientes de la Bahía de Panamá”, financiado por MiAmbiente, inició en 2019 y culminó en 2022, aunque los resultados formales se presentaron a fines de 2023.

El investigador principal del Laboratorio de Microbiología Experimental y Aplicada (Lamexa), de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado, doctor Alex O. Martínez Torres, explica al Semanario la Universidad que el área de estudio para el análisis de las aguas y el aire circundate a la bahía se extiende desde Costa del Este hasta la Calzada de Amador.

Rodríguez sostiene que en el epicentro donde se efectuó la investigación se identificaron bacterias resistentes a más de 3 antibióticos diferentes. Y, que la comunidad médica considera resistentes y multirresistentes a las bacterias que resisten 3 o más antibióticos.

Añade que por primera vez en Panamá se identificaron los aerosoles que el viento esparce transportando giardias y cryptosporidium, reconocidos como organismos que producen enfermedades gastrointestinales.

cinta costera 3
La Bahía de Panamá es depósito de los desechos orgánicos de la población. 

Para el biólogo y profesor en la Facultad de Ciencias Naturales, Exactas y Tecnología, quienes visitan la Cinta Costera se exponen a contraer alguna enfermedad gastrointestinal debido a los altos índices de contaminación existentes en la bahía y por los aerosoles que levanta.

Admite que el saneamiento es una alternativa para eliminar dichos microorganismos, sin embargo, faltan algunos años para alcanzar el nivel óptimo.

matasnillo
Desembocadura del Rio Matasnillo.

La profesora Nivia Ríos, también investigadora de (Lamexa), explica que, en los 12 puntos investigados en temporada lluviosa, y en la estación seca, se mantiene un exceso de carga parasitaria. Los 12 sitios donde se realizó la recolección de muestras son: Costa del Este, Coco del Mar, Boca la Caja, Club Unión, Hospital Santo Tomás, salida del Matasnillo, Mercado de Mariscos, Las Bóvedas, Antigua Ari, Avenida de los Poetas, Biomuseo, e Isla Flamenco.

Ríos asegura que los microorganismos encontrados son evidencia de la contaminación fecal que existe en los ríos y afluentes de los cuales se extraen las aguas para potabilizar.

La investigadora comenta que tomaron muestra de las aguas residuales de la planta que se encuentra en Chilibre, y encontraron bacterias resistentes a un perfil de 12 antibióticos a las que fueron sometidas.

Además, realizaron estudios sobre los parásitos presentes en todas las muestras de agua recolectadas y estas presentaron quistes de balantidium coli, (parásito que reside en el excremento de los cerdos). En los lugares donde se encontraron mayor prevalencia de parásitos están Coco del Mar, Costa del Este, Isla Flamenco y el río Matasnillo.

Otro de los investigadores del estudio, Fermín Mejía, profesor del departamento de Microbiología, asegura que el muestreo de las aguas en la bahía se ha estado realizando desde hace 20 años. Y, que el monitoreo indica que, durante las 2 últimas décadas, los niveles de contaminación disminuyeron debido a la planta de tratamiento. Concuerda con el resto de los investigadores al señalar que los niveles bacteriológicos en la bahía son altos.

Mejía apuesta a que la información recabada servirá para educar a la población y a las autoridades que tienen que ver con salud pública.

El ingeniero ambiental, Juan Medina, otro de los investigadores, destaca que el nivel de contaminación de las aguas del río Juan Díaz, es elevado como los índices que presentan las aguas que se depositan en la planta de tratamiento. Además, que en los diferentes puntos analizados se observaron variaciones en los niveles de contaminación. Aunque, reconoce que el saneamiento de la bahía es positivo, arguye que se requieren ajustes para que la contaminación siga disminuyendo.

Sostiene que la contaminación del río Juan Díaz se viene estudiando desde el 2014, y en algunas poblaciones situadas aguas arriba encontraron bacterias resistentes. El mismo ensayo se realizó aguas abajo.

La doctora en Biociencias y colaboradora del Centro de Investigación e Información de Medicamentos y Tóxicos (Ciimet), de la UP, Gesabel Navarro, cita que en los centros que tienen que ver con la salud pública solo investigan los hongos que resultan sospechosos en causar alguna patología. Sin embargo, en el estudio de la Bahía de Panamá se encontró una variedad de géneros de importancia médica a nivel de hongos filamentosos. En caso de que estos hongos llegaran a infectar a humanos, podría acarrear graves problemas a la salud.