Expansión de zonas residenciales genera pérdida de tierras para la producción y falta de agua según análisis realizado en congreso científico en la UP.

Vie, 12/04/2024 - 20:40
Autor:

Carlos Caballero G. Texto y fotos

publico del congreso fca promega
La conferencia se realizó con el objetivo de concientizar a los estudiantes sobre lo que ocurre en Panamá Este.

La urbanización excesiva y sin ordenamiento científico ocasiona perjuicio a la actividad agrícola, pérdida de árboles, desaparición de ríos, quebradas y riachuelos, y deforma el medio ambiente a través de la contaminación.

En el marco del Décimo Quinto congreso Científico efectuado por la Facultad de Ciencias Agropecuarias (FCA) y el Instituto Pro Mejoramiento de la Ganadería (Promega), se analizó el ordenamiento ecológico en las microcuencas de los ríos Chichebre y Tranca en Panamá.

De acuerdo con Cristina Gómez, investigadora de la FCA, en Panamá Este se dan cambios significativos en el uso del suelo y se pierden tierras de producción agropecuaria debido a la expansión de las zonas residenciales.

La investigadora deja claro que no se opone al desarrollo urbano, por ser un derecho, además, la actividad es parte del progreso económico. No obstante, insiste en que es preocupante que las áreas urbanizadas están en porciones inundables de terrenos y expuestas a todo tipo de desastres naturales.

Argumenta que las promotoras deben establecer una franja segura y después desarrollar las urbanizaciones.

En el caso de la existencia de afluentes importantes en Panamá Este, explica que, a pesar de tratarse de abundantes fuentes hídricas, es contradictorio y desconcertante que en ese mismo lugar exista la mayor escases de agua para el consumo humano.

Gómez sostiene que hizo la comparación entre algunas fotos satelitales tomadas hace ya varios años, con otras más recientes. En las últimas imágenes se observa un incremento de barriadas residenciales.

Revela que la incursión de las promotoras provoca la pérdida de grandes extensiones de árboles, contribuyendo de esta manera a la desaparición de ríos, quebradas y riachuelos. Asimismo, genera graves consecuencias a los habitantes de la región, debido al deterioro del medio ambiente por las incalculables formas de contaminación que se practican.

Según lo manifestado por la especialista de la Universidad de Panamá, el problema inicia en el sector de las Garzas y se extiende hasta el centro de Chepo, pero nada indica que el inconveniente termine allí.

Por otro lado, se acentúa la contaminación de los diversas afluentes hídricas del área. Y, a esto se le suma la pérdida de importantes cantidades de tierra antes utilizadas para la actividad agrícola.

La profesora destaca que el Ministerio de Ambiente (Miambiente) conoce el problema, sin embargo, los esfuerzos que realiza no son suficientes para recuperar los territorios deforestados, y las aguas contaminadas del sector.